ABRAZA EL SER VULNERABLE

En estos momentos estamos más vulnerables que nunca y no nos enseñan ni a mostrarnos así, ni a expresar emociones, ya que tendemos a relacionar la palabra con conceptos como debilidad, inseguridad, vergüenza o incomodidad.

Permitirnos ser vulnerables es un acto de valentía, nos ayuda a poder empatizar mejor con nuestro dolor y comprender el de los demás. El ser vulnerables nos dota de humanidad y de verdad. Al fin y al cabo, fuerte no es quien más soporta o quien aguanta más la máscara de felicidad absoluta, fuerte es aquél que se permite demostrar lo que siente, asumiendo errores y heridas. Se requiere de una gran fortaleza para permitirnos ser vulnerables en un mundo donde se valora tanto la seguridad, la eficacia o la fuerza.

Aquél que se atreve en un momento dado a dejar ir su coraza de aparente perfección, evidencia sin duda una notable valentía. Y que lo haga, no demuestra ni mucho menos una derrota o un acto de debilidad. La vulnerabilidad, y esto merece la pena recordarlo, no es una vergüenza, no es falta de fuerza, ni de arrojo personal, estamos ante un lado más del carácter humano, es en esencia, una parte más de nuestra naturaleza ahí donde lograr ser más sensibles a nuestras necesidades.

Yo recuerdo una vez, en una de mis clases como profesora, sentir la fuerza y la belleza de mostrarse vulnerable. Acababa de dejarlo con mi pareja y también había fallecido un familiar mío. Mi primera intención fue la de disimular, y llevar a cabo la formación con lo que yo creía que era profesionalidad, es decir, evitar mostrar tus emociones o vulnerabilidad.

Sin embargo, para alguien como yo es difícil porque dicen que expreso mucho las emociones con mi cara, lo cual siempre me ha hecho sentirme algo desnuda delante de las personas. Alguien notó mi tristeza y me lo comentó, tardé 3 minutos en derrumbarme y llorar delante de todos los alumnos. Me mostré vulnerable y humana con lo que sentía en ese momento y de allí surgió un abrazo precioso en grupo y apertura emocional de otras personas de la clase. Fue maravilloso. Una clase con un gran aprendizaje a nivel humano.

Desde aquel momento comprendí el poder de la vulnerabilidad, me acerqué aún más a mis alumnos, no sentí vergüenza, me sentí valiente y viva. Como dice Rene Brown una de las grandes estudiosas del tema: “Estoy muy agradecida por sentirme vulnerable, porque implica que estoy viva”.

6 respuestas para “ABRAZA EL SER VULNERABLE”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s